A Beatriz Natmar, la conocí por a casualidad hace ya algun tiempo. Nos causamos buena impresión, nos tomamos un té, y nos contamos nuestras pasiones. Y fue entonces cuando conocí su trabajo, me enseñó sus preciosos tocados, hechos al detalle con mimo, y no pude dejar de proponerle fotografiarlos. Nos pusimos manos a la obra, queriamos que fueran unas fotos naturales, al aire...